Inicio > Despido, Reformas y novedades > No ha desaparecido el despido exprés

No ha desaparecido el despido exprés

Lunes, 19 de marzo de 2012

En cuantos foros se estudia la reforma laboral que entró en vigor el día 12 de febrero, uno de los puntos más polémicos es si ha desaparecido o no la posibilidad de que el empresario reconozca la improcedencia del despido en la carta en que lo formula y, abonando simultáneamente la indemnización que por ello corresponda al trabajador, queda extinguida la relación laboral.

Mi opinión es que tal posibilidad no ha desaparecido, aunque entiendo, como ya expuse en mi comentario de hace quince días, que es algo que debería aclararse, ya que el Gobierno no lo ha hecho. Sino que, por el contrario, ha reducido en demasía el texto del artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores, para suprimir los salarios de tramitación en los casos en que no haya readmisión del despedido, y ha sembrado la duda de si para que un despido sea considerado improcedente y la indemnización que conlleva quede exenta de tributar por el IRPF, ha de ser declarado como tal mediante sentencia o basta el reconocimiento de ello por parte del empresario o ir a un acto de conciliación.

Entiendo que, aun a falta de una mayor claridad en nuestra principal norma laboral, la situación no ha cambiado, pues el mayor inconveniente, que podría ser el tratamiento fiscal de las indemnizaciones no derivadas de sentencia judicial, está resuelto, según muy acertadamente ha comentado un lector de este blog, por la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio. Porque su artículo 7e) establece que están exentas del citado impuesto las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato. Y que cuando se extinga el contrato de trabajo con anterioridad al acto de conciliación, estarán exentas las indemnizaciones por despido que no excedan de la que hubiera correspondido en el caso de que este hubiera sido declarado improcedente, y no se trate de extinciones de mutuo acuerdo en el marco de planes o sistemas colectivos de bajas incentivadas.

Por consiguiente, la legislación tributaria entiende que una indemnización por despido pactada en una conciliación, administrativa o judicial, está exenta del IRPF. Siempre que no supere los límites establecidos. Y da la posibilidad de que el empresario indemnice, también dentro de los mismos límites, sin que medie un acto de conciliación.

Lo que viene a confirmar que sigue existiendo el que ha venido a denominarse “despido exprés”, que evita procedimientos judiciales e intervención de los órganos de mediación, siempre que las indemnizaciones sean las correctas o las aceptadas por los trabajadores. Especialmente ahora que ya no proceden demandas para intentar lograr salarios desde el día del despido hasta el de la sentencia, o parte de ellos.

Despido, Reformas y novedades

  1. Sin comentarios aún.
*